Please choose your language: 

English
Español
Français
Deutsch


FE Y SANIDAD
Por Tim Greenwood 



Primero lo primero

Dios es amor, (1 Juan 4:16), El está lleno de compasión y misericordia (Salmo 86:15), El no hace acepción de personas (Hechos 10:34) y SOLO hace el bien (Lucas 18:19) . Dios NO PUSO enfermedad en usted! ¡Es la voluntad de Dios sanarlo(a)... a USTED! (El sólo está esperando que usted reciba su sanidad). ¿Le sanará Dios? Sí, es Su voluntad, si es que aquello es la voluntad de usted. El balón está en su lado de la cancha.
 

¿Qué con respecto a la sanidad?

Cuando recién comencé a asistir a los servicios de una iglesia que practicaba la unción de los enfermos, a finales de los años 60, escuché un sermón sobre el tema de la unción y la sanidad. Mientras me encontraba sentado escuchando este sermón, tenía un dolor de cabeza debido a una migraña, una de las muchas que había tenido desde los meses precedentes. Después del servicio, pensé que trataría el hacerme ungir. Inmediatamente la migraña se fue y estoy feliz de decir que NUNCA he tenido otra migraña desde entonces. Fui sanado. He sido ungido muchas veces desde entonces por esto o aquello (nunca por nada realmente serio). Algunas veces he sido sanado y algunas veces no. Me parecía que cuanto más maduro me hacía como cristiano, era sanado con menos frecuencia. Encontré que esto era un poco confuso. ¿Era Dios? ¿Era yo? ¿Había perdido mi celo inicial? No conocía la respuesta.
 
 
A la edad de 45 años, fui llevado de urgencia para sufrir una cirugía de corazón abierto. Me recuperé rápidamente y comencé a volver a la vida normal, sólo para ser llevado de vuelta al hospital. Allí, después de docenas de pruebas, los doctores vinieron y me dijeron que la cirugía había fallado y que moriría, y que no había nada más que pudieran hacer por mí. Todo lo que podían ofrecer era una cirugía experimental o un transplante, los cuales rechacé. 

A través de esta experiencia, he tenido que concentrarme con gran fuerza en los temas de la FE y la SANIDAD.
 

Llegué a comprender que algunas veces Dios NOS SANARÁ sobre la base de la fe DE OTRA PERSONA. Es de esta manera que yo había sido sanado en todas las ocasiones previas. ¡Creo que esto ocurre para que podamos VER que la sanidad por fe realmente FUNCIONA!
 

En ese tiempo yo en realidad no entendía que había beneficio en que yo tuviera mi propia fe.
 

Así que inicié una campaña y comencé a pedir las oraciones de las personas. En determinado momento, había reunido a cerca de 1000 personas maravillosas, de mi denominación y de muchas otras. Hice que me impusieran manos y fui ungido con aceite cuatro o cinco veces basado en mi deseo de ser sanado, en la fe del ministro, en las oraciones, en la fe esas personas y en mi fe de que Dios puede sanar y sana, algunas veces, a las personas.
 

Parece, sin embargo, que Dios sólo sanará sobre la fe de otra persona cierta cantidad de veces, sólo para hacer que nos pongamos en marcha (cuando todavía somos cristianos bebés). Después de esto (cuando ya debemos ser maduros), parece que Dios espera que comencemos a ejercitar NUESTRA PROPIA FE. Es por eso que yo no era sanado algunas veces. Yo SABIA que Dios puede sanar. Sabía que El SANA. Mirando hacia atrás, veo que no comprendía nada acerca de la fe. Yo, como todos, sólo pensaba que comprendía. Entonces comencé a aprender algunas cosas acerca de la fe.
 

¿Qué con respecto a la fe?

Mateo 17:20 Jesús les dijo: Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible.

¿Cuántos de nosotros hemos intentado esto con alguna de nuestras montañas locales sin resultado? Siempre pensé que esta escritura era un poco extraña, que aparentemente restregaba en nuestras narices el hecho de cuán poca fe tenemos. ¿A qué se refiere? ¿De donde viene? ¿Tenemos ALGO de fe?
 

¿Qué es?

Hebreos 11:1 Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

¿De dónde viene?

Romanos 10:17 Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.

¿Tenemos ALGO de fe?

Romanos 12:3 Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno.

¡Si creemos la palabra de Dios y hemos aceptado el sacrificio de Jesucristo y estamos leyendo y escuchando esa palabra, entonces TENEMOS por lo menos la fe de la semilla de mostaza! Sí, incluso si nuestra medida de fe es muy pequeña ¡tenemos suficiente! Así que entonces, ¿por qué no se mueve la montaña? Porque esta escritura es una analogía.. una analogía muy importante. ¡Yo había estado yendo a la iglesia y había sido un estudiante de la Biblia por veinticinco años antes de comprender esto!
 

¡Qué revelación es darse cuenta que 'este monte' es una analogía y un símbolo de cualquier problema aparentemente inmenso, inconmovible (o incluso una enfermedad terrible), que está obstaculizando nuestro camino en la vida! Y, esta poderosa escritura nos dice exactamente qué hacer. Debemos pararnos y enfrentar este 'problema montañoso' y decirle: "¡Sal de mi camino... y échate al mar!" usando un lenguaje similar al que usaríamos para echar fuera un demonio, y hacerlo por el poder y la autoridad del nombre de Jesús.
 

Marcos 11:23 Porque de cierto os digo que cualquiera que DIJERE a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino CREERE que será hecho lo que DICE, lo que DIGA le será hecho. 

Marcos 11:24 Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, CREED que lo recibiréis, y os vendrá.

¿Qué vendrá? ¡Tendrá todo lo que haya DICHO!
 

La fe no es su "religión" o un estado mental. La fe es más que creer EN Dios y EN Jesús. La fe es más que creer que Dios o Jesús pueden hacer o incluso que harán algo. ¡La fe es CREER que YA TENEMOS lo que DECIMOS, lo que estamos pidiendo! (Y el DECIR es tan importante como el CREER). La fe es la creencia de que Dios YA HA HECHO algo porque su palabra lo dice. Porque la fe es CREER A Dios y ACTUAR sobre ese creer. Cuando aprendí esto, inmediatamente me puse mejor, pero todavía tenía algunos síntomas. Estaba seguro de que todavía me estaba faltando algo, así que seguí buscando hasta que encontré las respuestas. La fe no es sólo algo que usted tiene. ¡Es algo que tiene que usar! (Santiago 2:14-16)
 

Usted contra el diablo

Jesús despojó (saqueó o desarmó) al diablo y sus demonios quitándoles todas sus armas, armaduras, todo su poder y autoridad (Colosenses 2:14-15) . Jesús entonces los humilló a todos ellos (verso 15) ¡e incluso arrebató sus llaves al diablo! (Apocalipsis 1:18)

Por otra parte, Jesús nos ha dado a nosotros la autoridad de usar Su Nombre con autoridad sobre "todas las cosas". El nos dio el "poder legal" de usar Su nombre para hacer todo lo que El hizo. Ese Nombre, el nombre de JESUS es sobre TODO otro nombre (Efesios 1:21 y Filipenses 2:9). (NOTA: Cristo NO es el apellido de Jesús. Sino que aquello es otro asunto completamente diferente. Sólo recuerde que Jesús es el nombre). TODOS los demás nombres deben inclinarse (someterse), al NOMBRE de JESUS. (Recuerde, todo tiene un nombre: por ejemplo el cáncer, el diablo, etc.) ¡Su nombre, "JESUS" tiene poder! Esta autoridad da poder a nuestras palabras.
 

El diablo ya no tiene ningún poder o autoridad propia. Hace sólo alarde, como un niño abusivo en el patio de la escuela. El tiene que usar la autoridad que USTED tiene, contra USTED, por usar sus propias palabras negativas. Si usted se niega a permitir que el diablo le saque de la confesión de su sanidad, entonces no hay manera en que él pueda hacer que usted no sea sanado.
 

Párese sobre la Palabra

¡Dios envió Su Palabra para sanarlo y Su Palabra funciona! El cumple Su palabra. Así que, (esto es importante), no permita que los síntomas de duración prolongada lo desalienten. Su sanidad puede ser instantánea, pero si no lo es, no deje que las dudas se levanten porque no ve resultados inmediatos. Podría tomar cierto tiempo que usted sea completamente sanado. Así que, ¿qué hacemos mientras tanto?
 

1. La Palabra de Dios es la autoridad final

¡La Palabra dice que por Sus llagas, usted fue sanado! (1 Pedro 2:24) (Tiempo pasado, citando a Isaías 53:4-5 ), que estaba en tiempo futuro). Reciba su sanidad como algo que ya ha sucedido.
 

2. Rechace la duda y la incredulidad.

Cuando el diablo le lance golpes directos y ganchos para hacerle pensar que usted todavía está teniendo los síntomas o cuando el diablo le susurre palabras de duda e incredulidad a su mente, enfréntelo inmediatamente. Derribe esas palabras y al diablo, repréndalas y átelas, en el nombre de Jesús (Mateo 16:19), (Mateo 18:18). Alabe a Dios por su sanidad. No permanezca en esas palabras, no acepte los argumentos, los engaños y las mentiras del diablo. Ellas podrían venir a través de su propio cuerpo y mente, a través de su familia, amigos, doctores o incluso pastores. No importa dónde las escuche o vea, no las acepte. (Romanos 14:1). Reciba al que es débil en la fe, pero NO las disputas de incredulidad.
 

3. Niéguese a cree lo que ve y siente.

Si lo que usted ve o siente contradice la Palabra, sólo crea la Palabra. Las cosas que usted ve y siente no siempre son reales, sino que pueden ser manifestaciones del diablo, para causar temor, duda e incredulidad.
 

4. Medite en la Palabra de Dios.

Concéntrese en la Palabra, no en la enfermedad. Sumérjase en la Palabra, leyéndola en voz alta, particularmente las escrituras de sanidad. Incluso escuche grabaciones de la palabra tanto como le sea posible. 

¿Necesita fe? (Romanos 10:17)La fe viene por el oír y el oír por la Palabra de Dios. Llénese a través de sus ojos y sus oídos con la Palabra de Dios hasta estar completamente lleno y la palabra rebose por su boca. Esto liberará la fe y la fe libera gracia y sanidad. (Lucas 6:45)...porque de la abundancia del corazón habla la boca.
 

5. ¡No Tema!

¿Qué dijo repetidamente Jesús? "¡No temáis!", "¡No tengan miedo!", (Lucas 8:50). ¿Qué es lo que los ángeles dicen cada vez que aparecen? "¡No teman!" Si usted pide la protección de Dios, El pondrá un vallado alrededor de usted. Pero, el temor es una puerta en ese vallado, que permite al diablo llegar hasta usted. Esto ocurre porque el 'temor' es la falsificación del diablo para la fe y es parte de las tinieblas. La luz (fe), no puede coexistir con las tinieblas (temor). El diablo utilizará cada truco, mentira y engaño para hacer que usted tema y abra la puerta. El está siempre atento a la puerta. ¡Por lo tanto, manténgala cerrada y asegurada a través del renovar e incrementar su fe de manera consistente! (Romanos 8:15)... Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor.

(1 Juan 4:18)... el perfecto amor echa fuera el temor... 

6. Alabe a Dios por su sanidad

Alabar a Dios por su sanidad, antes que vea una manifestación es la forma más alta de fe. (¡Este ES el escudo de la fe!) Y después, agradezca a Dios cada día por haber sido sanado.
 

7. ¡No Vacile!

(Santiago 1:6) Santiago dijo que la persona que vacila en su fe no debe esperar recibir nada del Señor. (1 Timoteo 6:12) ...Pelea la buena batalla de la fe...
 

(Efesios 6:12) Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. 

(Efesios 6:13) Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar FIRMES.

En este contexto: la Salvación, la Justicia, la Verdad y el apresto o preparación del Evangelio le proporcionarán protección. La Palabra de Dios ("Está escrito..."), es para reprender ofensivamente al diablo (es su espada). Y la Fe es para defenderse de las manifestaciones del diablo. Una vez que la manifestación ha sido reprendida y entonces 'parece' regresar, comience a alabar a Dios. Padre, te alabo y te agradezco porque ya no tengo que creer lo que veo o siento. Este tipo de alabanza es su defensa (su escudo) y parece ser aún más efectiva contra las tinieblas que usar su espada.
 

8. ¡Hable sólo lo positivo!

Hable solamente palabras que se hallen de acuerdo con la voluntad de Dios para su sanidad. Usted tiene que CREER que ha sido sanado y aquello es difícil si constantemente está hablando acerca de su enfermedad. Si Jesús llevó su enfermedad, entonces su enfermedad ya se ha ido. Lo que está en usted ahora, no le pertenece. ¡No lo reclame! Recuerde, sus palabras tienen poder para hacer tanto el bien como el mal. El diablo usa sus palabras negativas contra usted. Esa enfermedad pertenece al diablo.

Por lo tanto, cada día haga que Dios, el diablo y su cuerpo sepan, por lo que usted DICE, que cree que ha recibido su sanidad (Marcos 11:23) . ¡Lo que usted DICE es importante!
 

(Mateo 12:36) ¡En el día del juicio, los hombres darán cuenta de TODA palabra ociosa que hayan hablado!
 

Si usted no está seguro de cómo orar por sanidad, podría repetir u orar algo como lo siguiente:
 

"Padre Celestial,

Te doy gracias por tu Palabra, que dice que por las llagas de Jesús soy sano. Escojo creer que Tu poder sanador entró en mi cuerpo el mismo instante en que creí Tu Palabra.
 

Jesucristo es Señor sobre mi vida, espíritu, alma y cuerpo. He recibido el poder de Dios para hacerme sano, completo, libre, salvo y restaurado.
 

Enfermedad, dolencia, dolor, los resisto en el Nombre de Jesús. Ustedes no son la voluntad de Dios. Aplico la Palabra de Dios sobre ustedes. No los toleraré en mi vida. ¡Mis días de enfermedad y dolencia han terminado!
 

¡Jesús llevó mis enfermedades, debilidades y dolor, y soy por siempre libre!
 

Padre, gracias por velar porque Tu Palabra se cumpla a favor mío. ¡Te agradezco y alabo en el Nombre de Jesús!" 


 
Escrituras de Sanidad

Las siguientes escrituras son promesas sobre las que puede pararse para recibir su sanidad: 

Exodo 15:26y dijo: Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, e hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios te enviaré a ti; porque yo soy Jehová tu sanador.

Exodo 23:25-26Mas a Jehová vuestro Dios serviréis y él bendecirá tu pan y tus aguas; y yo quitaré toda enfermedad de en medio de ti. No habrá mujer que aborte, ni estéril en tu tierra; y yo completaré el número de tus días.

Salmos 103:1-5Bendice, alma mía, a Jehová, Y bendiga todo mi ser su santo nombre. Bendice, alma mía, a Jehová, Y no olvides ninguno de sus beneficios. El es quien perdona todas tus iniquidades, El que sana todas tus dolencias; El que rescata del hoyo tu vida, El que te corona de favores y misericordias; El que sacia de bien tu boca De modo que te rejuvenezcas como el águila.

Salmos 107:19-20Pero clamaron a Jehová en su angustia, Y los libró de sus aflicciones. Envió su palabra, y los sanó, Y los libró de su ruina.

Proverbios 4:20-23Hijo mío, está atento a mis palabras; Inclina tu oído a mis razones. No se aparten de tus ojos; Guárdalas en medio de tu corazón; Porque son vida a los que las hallan, Y medicina a todo su cuerpo. Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.

Isaías 53:4-5Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

Jeremías 1:12Y me dijo Jehová: Bien has visto; porque yo apresuro mi palabra para ponerla por obra.

Jeremías 30:17Mas yo haré venir sanidad para ti, y sanaré tus heridas, dice Jehová; porque desechada te llamaron, diciendo: Esta es Sion, de la que nadie se acuerda.

Mateo 8:17para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: El mismo tomó nuestras enfermedades, y llevó nuestras dolencias.

Mateo 15:30-31Y se le acercó mucha gente que traía consigo a cojos, ciegos, mudos, mancos, y otros muchos enfermos; y los pusieron a los pies de Jesús, y los sanó; de manera que la multitud se maravillaba, viendo a los mudos hablar, a los mancos sanados, a los cojos andar, y a los ciegos ver; y glorificaban al Dios de Israel.

Mateo 18:18-19De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo. Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos.

Marcos 11:23-24Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho. Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.

Marcos 16:17-18Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.

Lucas 9:2Y los envió a predicar el reino de Dios, y a sanar a los enfermos.

Lucas 13:16Y a esta hija de Abraham, que Satanás había atado dieciocho años, ¿no se le debía desatar de esta ligadura en el día de reposo?

Hechos 5:16Y aun de las ciudades vecinas muchos venían a Jerusalén, trayendo enfermos y atormentados de espíritus inmundos; y todos eran sanados.

Hechos 10:38Cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él.

Gálatas 3:13-14Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero ), para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu.

Santiago 4:7Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.

Santiago 5:14-15Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor. Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados.

**************

1 Juan 4:16Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él.

Salmos 86:15Mas tú, Señor, Dios misericordioso y clemente, Lento para la ira, y grande en misericordia y verdad,

Hechos 10:34Entonces Pedro, abriendo la boca, dijo: En verdad comprendo que Dios no hace acepción de personas.

Lucas 18:19Jesús le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno, sino sólo Dios.

Santiago 2:14-16Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle? Y si un hermano o una hermana están desnudos, y tienen necesidad del mantenimiento de cada día, y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿de qué aprovecha?

Colosenses 2:14-15anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.

Apocalipsis 1:18y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades. 

Efesios 1:21sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero;

Filipenses 2:9Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre,

Romanos 14:1Recibid al débil en la fe, pero no para contender sobre opiniones.

Lucas 8:50 Oyéndolo Jesús, le respondió: No temas; cree solamente, y será salva.

Santiago 1:6Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra.

Mateo 12:36Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio.

Poniendo por Obra
Como parte del proceso de aprender todo esto llegó el tiempo en que tuve que actuar, sobre mi fe en la Palabra de Dios. Tenía que comenzar a hacer lo que no había podido hacer debido a la enfermedad. Para mí, esto implicaba caminar más de 20 metros. Así que, con mi esposa a mi lado, comencé por salir a la acera para caminar. 

Ahora, las manifestaciones o síntomas de las enfermedades del corazón varían de persona a persona, pero el síntoma principal, la angina, se manifestaba de la siguiente manera para mí. Sentía una rigidez en la región izquierda del tórax, que se extendía hacia arriba y a lo largo de la clavícula, bajo la axila, hasta detrás del hombro izquierdo. Entonces esta sensación se intensificaba y causaba dolor a medida que se extendía al hombro izquierdo, hasta la nuca y hacia abajo por el brazo izquierdo. El dolor se intensificaba haciéndose similar a un fuerte calambre, pero continuaba hasta hacerse muchas veces más doloroso que un calambre, al punto que las vértebras de mi espalda baja dolían y el dolor se sentía como fuego justo por encima del codo izquierdo y detrás del hombro izquierdo. Permanecía así por pocos minutos y luego todo iba pasando, dejándome completamente agotado. Una vez que comenzaban, a menos que me sentara inmediatamente, regulara mi respiración y mi ritmo cardíaco, los ataques se manifestaban totalmente.

Comenzamos a caminar. A los veinte metros, comenzó un ataque. Se lo dije a mi esposa y juntos comenzamos a reprender la enfermedad, la dolencia y al diablo. Para el momento que dijimos "¡En el nombre de Jesús!" el ataque se había extendido a mi axila, ¡pero inmediatamente se detuvo! Caminamos otros veinte metros, otro ataque se manifestó, fue reprendido y también se detuvo, esta vez antes que alcanzase mi axila. Este proceso continuó, cada veinte pies, durante las caminatas, por los siguientes cuatro días, sin que nada variara. Al final de los cuatro días, estaba frustrado, MUY enojado con el diablo y tan dolorido por los continuos ataques que mi torso estaba inclinado hacia la izquierda. Cuando habíamos recorrido tres cuartas partes del trayecto alrededor de la manzana, levanté mis manos y rostro a Dios y grité: "Dios, ¿Cuánto más tengo que soportar esto?"
 

Sabía en mi corazón que me estaba faltando algo. Y esa noche lo encontré. Encontré que en mis caminatas, había estado usando, con éxito, la 'Espada del Espíritu de la Palabra' reprendiendo al diablo sobre la base de la escritura, de manera similar a como Jesús obró en el monte de la tentación. Lo que me había estado faltando era el 'Escudo de la Fe', usando Marcos 11:23-24 como modelo, alabando a Dios por mi sanidad, sobre la base de cualquiera o todas las escrituras de sanidad en la Palabra de Dios, de manera previa a su manifestación en mi cuerpo. 

¡Parte de mí no podía esperar hasta salir a la acera y probar esto! Pero otra parte no quería arriesgar otro ataque total que podría venir si es que estaba equivocado. Decidí allí y en ese momento que literalmente aquello iba a ser "hacer o morir". Tomé la decisión de que no iba a ser derrotado por el diablo. 

La siguiente mañana, comenzamos. A los 20 metros, vino el ataque, fue reprendido y se detuvo. A los siguientes 20 metros el ataque comenzó, vacilé por un momento pero entonces dije: "Padre Dios, hemos reprendido las tinieblas de la enfermedad y la dolencia, y te alabo y agradezco por tu Palabra que dice: Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Creo Tu palabra, más de lo que creo en cualquier manifestación de enfermedad que el diablo pueda poner en mí, más de lo que creo en la realidad del mundo material." El ataque se detuvo y continuamos caminando. Alcanzamos veinte metros más, y nada. A los cuarenta metros vino otro ataque, alabamos a Dios como antes y el ataque se detuvo; continuamos caminando, ¡esta vez el doble de los cuarenta metros! Luego el doble de eso y el doble de aquello... y ha sido así desde entonces. ¡Ahora, estoy alabando a Dios casi todo el tiempo! ¡Pienso que me he convertido en un verdadero "adicto a la alabanza", y que nunca deje de serlo! ¡Dios es tan bueno! 

¡Advertencia!

Siento que usted necesita ser advertido o prevenido acerca de algo. Satanás está contento con sólo mantenernos en "estado de no resistencia". Si comienza a hacer algo que inquiete el "status quo", por ejemplo actuando sobre la base de su fe y ganando victoria sobre su influencia, de seguro que atraerá su atención al grado en que vendrá contra usted de alguna manera para intentar negarle esa victoria. Si usted es demasiado fuerte, él podría venir hacia usted a través de alguien que está cerca de usted. ¡Por lo tanto, mientras está celebrando su victoria, mantenga su espada y su escudo listos, y manténgase en guardia! 

Nota:

Lo que se le ha enseñado NO es sólo algo que puede usar cuando está enfermo. Una vez que comienza esto NO PUEDE desistir. Se DEBE convertir en una "forma de vida". Usted debe "alinearse" con la Palabra de Dios, hacer cambios en su vida y desarrollar una relación con El. Hasta el más grande de los pecadores puede recibir el milagro de la sanidad. Sin embargo, la "Salud Divina" continua requiere obediencia a la Palabra de Dios. Además, estos principios pueden y deben ser aplicados A CADA ASPECTO de su vida. 

Esto es verdaderamente todo lo que necesita.
 
 
Podría escribir un libro explicando todos los porqués y los cómos, y aquello sería sólo la base de un tema muy profundo y rico. Pero esto que escribo acá es todo lo que realmente necesita para recibir su sanidad. 

Sinceramente espero que lo escrito arriba le ayude tanto como me ha ayudado a mí. 

¡Gloria a Dios porque SOY SANO!


Si tiene alguna pregunta, necesita mayor información o si necesita oración, puede contactarnos de las siguientes maneras:

Puede enviarnos correspondencia electrónica a:

staff@tgm.org

y, usted siempre es una persona bienvenida en nuestro sitio web:

www.tgm.org


¿Le ha ayudado mi testimonio?

Por favor díganos y diga a otros cómo le ha ayudado

poniendo sus comentarios en nuestro

Libro de Visitas


Página de Temas


Traducido al español por: 

José Yelincic 

jyelincic@yahoo.com